La Historia de los Alimentos Transgénicos

La Historia de los Alimentos Transgénicos

La Historia de los Alimentos Transgénicos
5 (100%) 1 vote[s]

Los alimentos transgénicos han venido causando revuelo desde hace muchos años hasta el día de hoy y pareciese que cada vez se mencionan más enumerando todas las nuevas invenciones en las que los científicos se encuentran trabajando en estos instantes, mezclando dos alimentos completamente diferentes en uno o mejorando los ya existentes para hacerlos más fuertes y duraderos.

La fama de los alimentos geneticamente modificados no hace más que ascender, ya sea para bien o para mal, puesto que así como hay grupos que dan su total apoyo a estas innovaciones de la ciencia, también hay otros grupos que simplemente los recelan desde sus inicios. Sin embargo, hay pocas personas que tienen toda la información necesaria para formar opiniones razonables acerca de los alimentos transgénicos, especialmente en lo referente a sus orígenes como cuál fue el primer alimento transgénico en ser creado, quién lo creó, que procesos fueron necesarios para crearlo, etc.

Este tipo de informaciones nos proporcionan una idea para juzgar el avance que se ha tenido en los últimos años dentro de este interesante estudio. Solo conociendo los inicios de algo que podemos juzgar si ha sufrido una mejoría o un empeoramiento a partir de entonces, por ello es tan necesario investigar a fondo la historia de las cosas y su forma y velocidad de progreso o crecimiento. En este caso, sabemos que los alimentos transgénicos son un fenómeno que no ha hecho más que crecer a través de los años pero ¿Realmente sabemos si este crecimiento se traduce también en el aumento de la calidad o en el perfeccionamiento de los procesos de ingeniería genética que se requieren para crear cualquier alimento transgénico?

cual es el origen de los alimentos transgenicos
Conoce la historia de los alimentos modificados geneticamente

A través de los años se han llevado a cabo centenares de experimentaciones (no todas conocidas por el público) en relación a los alimentos transgénicos. Más que eso, se han realizado estudios, entrevistas y demás a las compañías responsables de su creación y promoción, así como a las organizaciones responsables de la industria alimentaria en general, todo esto en busca de certificar la seguridad que estos productos genéticamente modificados puedan tener para la población humana y vegetal que los consuma. Muchas veces se ha acusado a los alimentos transgénicos de poseer características capaces de promover nuevas alergias o enfermedades debido a las metodologías de ingeniería genética que se emplean en su creación, es por esto que se realizan tantos estudios y numerosas pruebas para verificar qué posibles efectos puedan tener para la salud de los consumidores. La mayoría de dichas pruebas han confirmado que su seguridad está más que asegurada, pero todavía existen dudas, especialmente con los nuevos productos atentando salir al mercado día tras día.

De esto se trata la historia de los alimentos transgénicos, un sinfín de experimentos y evaluaciones, no solo en lo que respecta a su sabor o composición, sino también a su higiene y su seguridad para los consumidores. Los primeros alimentos transgénicos sufrieron unos cuántos golpes durante su introducción al mercado, pero eso no ha frenado la ola de avances científicos que se han hecho a partir de entonces en esta industria en busca de perfeccionar los problemas que causaron su exclusión en primer lugar. Y en los últimos años se ha probado que han tenido un éxito considerable en la realización de esta misión, puesto que cada día escuchamos más y más sobre los nuevos productos transgénicos que en un inicio se limitaron solo a legumbres pero que últimamente se han extendido a animales también.

Historia de los alimentos transgénicos

La ingeniería genética o tecnología del ADN recombinante es la rama de la ciencia que trata cadenas de ADN (que regularmente agrupan genes) de manera inmediata, facilitando su procedencia de un taxón biológico proporcionado y su introducción en otro, así como la alteración o exclusión de estos genes. En esto se contrasta del mejoramiento genético clásico fundado en la elección, que varía los genes de una población de manera evasiva, a través de cruces administrados. La principal táctica, de la ingeniería genética, se ajusta en la ciencia llamada biotecnología vegetal. Cabe subrayar que la introducción de conjuntos de genes y demás procesos pueden ejecutarse a través de metodologías de biotecnología vegetal que no son calificadas como ingeniería genética, como llega a ser la fusión de protoplastos.

El perfeccionamiento de las variedades que serán utilizadas como provisión ha existido como un impulso común en la historia de la Humanidad. Entre los años 12.000 y 4.000 a. C. ya se efectuaba un perfeccionamiento por selección artificial de vegetales. Después del develamiento de la reproducción sexual en plantas, se efectuó el primer cruce intergenérico (es decir, entre variedades de géneros diferentes) en 1876. En 1909 se cometió la primera unión de protoplastos, ​ y en 1927 se consiguieron mutantes de mayor rendimiento a través de difusión con rayos X de semillas.

origen de los alimentos transgenicos
Sabes como se originaron los alimentos transgenicos

En 1983 se originó la inaugural planta transgénica. ​En estos tiempos, unos biotecnólogos alcanzaron acordonar un gen e implantarlo en un genoma de la miasma Escherichia coli (E. Coli). Tres años más tarde, en 1986, Monsanto, compañía multinacional consagrada a la biotecnología, estableció la naciente planta genéticamente reformada. Se trataba de una planta de tabaco a la que se introdujo a su genoma un gen de invulnerabilidad para el antibiótico Kanamicina. Posteriormente, en 1994 se certifica la mercantilización del primer alimento modificado genéticamente, los tomates Flavr Savr, introducidos por Calgene, una compañía biotecnóloga. A éstos se les embutió un gen antisentido con relación al gen normal de la poligalacturonasa, fermento que incita la degradación de los muros citológicos en los productos maduros, de forma que el producto resista más tiempo sin deteriorarse una vez recolectado, y tiene mayor aguante a los desgastes por su manejo, como arañazos o golpes.

Pero escasos años más tarde, en 1996, este fruto fue incomunicado del mercado de frutos frescos, en gran mesura a raíz de su insulsez, y de la misma manera ya que, incluso sin descomponerse, terminaba resultando insuficientemente apetitoso, con una cubierta blandengue, un gusto raro y cambios en su constitución. Estos tomates se continúan empleando para la producción de conservas y jugos.

En el año 2014, los cultivos de transgénicos se ampliaron en 181.5 millones de hectáreas de 28 países, de los cuales 20 son países en rutas de progreso. En el año 2015, en Estados Unidos, el 94% de plantíos de soya lo eran de diversidades transgénicas, así como el 89% del algodón y el 89% del maíz.

Los atributos embutidos a través de la ingeniería genética en variedades consignadas a la elaboración de suministros comestibles persiguen el aumento de la producción (por ejemplo, por medio de una firmeza renovada a las calamidades) así como la inclusión de tipologías de aptitud nuevas. Debido al mayor progreso de la manipulación genética en variedades vegetales, todos los alimentos transgénicos pertenecen a procedentes de legumbres. Por ejemplo, un atributo situado con continuidad es el aguante a herbicidas, determinado que de esta forma es viable explotarlos perturbando únicamente a la vegetación improcedente a la siembra. Cabe recalcar que el uso de diversidades reformadas e invulnerables a herbicidas ha reducido la contaminación debido a estos productos en acuíferos y tierra, ​ sin embargo en unos casos, la usanza de estos herbicidas (glifosato y amonio glifosinado) puede ir acompañada de otros herbicidas más nocivos.

Las plagas de parásitos son uno de los factores más destructores en agronomía. ​Por este motivo, la inclusión de genes que incitan el progreso de invulnerables a una o muchas disposiciones de parásitos ha sido un factor habitual a numerosas de las diversidades registradas. Las excelencias de esta técnica presumen una mínima usanza de venenos en los campillos cultivados con estas diversidades, ​lo que rebosa en un mínimo golpe en el ambiente que aloja al laboreo y por la salud de los obreros que manejan los fitosanitarios.

Uno de los elementos que tienden a señalarse en relación a la exclusión de cultivos transgénicos es la dificultad de la convivencia entre los cultivos tradicionales y los genéticamente reformados, debido a la cruza del polen llevada a cabo por el aire o los insectos polinizadores. No obstante, el gobierno de Cataluña indicó que con el retraimiento de los laboreos, instituyendo un trayecto de 30 metros entre uno y otro, así como un atraso de 11 días en los tiempos de cultivo, se ha conseguido en España la coexistencia compartida de las dos opciones en la siembra de maíz.

La FAO Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura considera que por consecuencia del cambio atmosférico, para el 2050 el decremento en la producción agraria será del 9 al 12% de las cosechas.

cual es la historia de los alimentos transgenicosLa usanza de variedades transgénicas en la agronomía no únicamente acrecienta la producción media al disminuir las calamidades de parásitos y escabrosidad, sino que del mismo modo hace un uso más razonado de los agroquímicos, minimizando los precios bancarios, ​higiénicos y climáticos coligados. Los cultivos transgénicos asimismo muestran mayor firmeza a temperaturas hostiles y se desarrollan en tierra seca y salífera, lo cual lograría personificar una salida al inconveniente de deflación en las recolecciones.

Gregory Jaffe, director de biotecnología en el Centro para la Ciencia en el Interés Público afirma que: “Los cultivos transgénicos actuales son seguros para comer y su plantación no entraña riesgos para el entorno”.

Se han certificado más de cien cultivos transgénicos para consumo tanto humano como animal en un período de 15 años, y al unísono con la Organización Mundial de la Salud, son tan seguros como los tradicionales.

Últimamente se están desplegando los iniciales transgénicos animales. El inaugural en ser certificado para el consumo humano en Estados Unidos fue un salmón AquaBounty (2010), que era capacitado para desarrollarse en la medianía de tiempo y durante el invierno debido al gen de la hormona de crecimiento de otra variedad de salmón y al gen «anticongelante» de otra raza de pez.

Por otro lado, la destreza de alterar genéticamente las variedades para usanza del hombre, asiste a la humanidad a partir de sus principios, por lo que los fragmentos a favor de la biotecnología manejan estudios serios para sostener sus actitudes, y culpan a los fragmentos anti-transgénicos de esconder o desconocer información delante del público.

Por su parte, los científicos destacan que el riesgo para la salud se ha experimentado pormenorizadamente en todos y cada uno de este arquetipo de bienes que hasta el momento han conseguido la autorización de mercantilización y que sin duda, son los que han atravesado por un mayor número de inspecciones.

alimentos transgenicos historiaLa Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO por sus siglas en inglés) por su parte dice con relación a los transgénicos cuya intención es la nutrición:

Hasta la fecha, los países en los que se han introducido cultivos transgénicos en los campos no han observado daños notables para la salud o el medio ambiente. Además, los granjeros usan menos pesticidas o pesticidas menos tóxicos, reduciendo así la contaminación de los suministros de agua y los daños sobre la salud de los trabajadores, permitiendo también la vuelta a los campos de los insectos benéficos. Algunas de las preocupaciones relacionadas con el flujo de genes y la resistencia de plagas se han abordado gracias a nuevas técnicas de ingeniería genética.

Resumen de las conclusiones de «El Estado Mundial de la Agricultura y la Alimentación 2003-2004» (Freen Facts)

La Organización Mundial de la Salud dice al respecto:

“Los diferentes OGM (organismos genéticamente modificados) incluyen genes diferentes insertados en formas diferentes. Esto significa que cada alimento GM (genéticamente modificado) y su inocuidad deben ser evaluados individualmente, y que no es posible hacer afirmaciones generales sobre la inocuidad de todos los alimentos GM. Los alimentos GM actualmente disponibles en el mercado internacional han pasado las evaluaciones de riesgo y no es probable que presenten riesgos para la salud humana. Además, no se han demostrado efectos sobre la salud humana como resultado del consumo de dichos alimentos por la población general en los países donde fueron aprobados. El uso continuo de evaluaciones de riesgo según los principios del Codex y, donde corresponda, incluyendo el monitoreo post-comercialización, debe formar la base para evaluar la inocuidad de los alimentos GM.”